deterioro cognitivo leve


Diagnóstico

No existe una prueba específica para confirmar un diagnóstico de deterioro cognitivo leve (MCI). Su médico decidirá si el MCI es la causa más probable de tus síntomas según la información que proporciones y los resultados de varias pruebas que pueden ayudar a aclarar el diagnóstico.

Muchos médicos diagnostican MCI según los siguientes criterios desarrollados por un panel de expertos internacionales:

  • Tienes problemas con la memoria u otra función mental. Puedes tener problemas de memoria, planificación, para seguir instrucciones o tomar decisiones. Tus propias impresiones deben ser confirmadas por alguien cercano a ti.
  • Tu estado ha declinado con el tiempo. Una historia clínica cuidadosa revela que tu capacidad ha disminuido desde un nivel más alto. Este cambio idealmente es confirmado por un miembro de la familia o un amigo cercano.
  • Tu función mental general y tus actividades diarias no se ven afectadas. Tu historia clínica muestra que tus habilidades generales y tus actividades diarias en general no están dañadas, aunque los síntomas específicos pueden causar preocupación y molestias.
  • Los análisis de estado mental muestran un nivel leve de deterioro para tu edad y nivel de educación. Los médicos a menudo evalúan el desempeño mental con una prueba breve como el Mini Examen del Estado Mental (MMSE). Algunos análisis neuropsicológicos más detallados pueden ayudar a determinar el grado de deterioro de la memoria, qué tipos de memoria son los más afectados y si otras habilidades mentales también están afectadas.
  • Tu diagnóstico no es la demencia. Los problemas que describes y que el médico documenta a través de los informes de corroboración, tu historia clínica y las pruebas de estado mental no son lo suficientemente graves como para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia.

Examen neurológico

Como parte del examen físico, el médico hará algunas pruebas básicas que indican el nivel de funcionamiento de tu cerebro y del sistema nervioso. Estas pruebas ayudan a detectar signos neurológicos de la enfermedad de Parkinson, accidentes cerebrovasculares, tumores u otras enfermedades que pueden deteriorar tu memoria como así también tu función física. El examen neurológico puede evaluar:

  • Reflejos
  • Movimientos oculares
  • Capacidad para caminar y equilibrio

Análisis de laboratorio

Los análisis de sangre permiten descartar problemas físicos que pueden afectar la memoria, como deficiencia de vitamina B-12 o hipoactividad de la glándula tiroides.

Diagnóstico por imágenes del cerebro

El médico puede indicar una RM o TC para detectar evidencia de un tumor cerebral, accidente cerebrovascular o hemorragia.

Análisis de estado mental

Se pueden realizar formas cortas de análisis de estado mental en alrededor de 10 minutos. Durante el análisis, los médicos les piden a personas que realicen distintas tareas específicas y que respondan varias preguntas, como nombrar la fecha de hoy o seguir una indicación escrita.

Las formas más largas de análisis neuropsicológico pueden proporcionar detalles adicionales sobre el funcionamiento mental en comparación con el funcionamiento de otras personas de una edad y nivel educativo similares. Estas pruebas también pueden ayudar a identificar patrones de cambio que proporcionan pistas sobre la causa oculta de los síntomas.

Tratamiento

Actualmente, no existen medicamentos u otros tratamientos aprobados específicamente para el deterioro cognitivo leve por Food and Drug Administration (FDA). Sin embargo, el deterioro cognitivo leve es un área activa de investigación. Actualmente se llevan a cabo estudios clínicos para comprender mejor el trastorno y encontrar tratamientos que puedan mejorar los síntomas o prevenir o retrasar el avance de la demencia.

Medicamentos para la enfermedad de Alzheimer

A veces los médicos recetan inhibidores de colinesterasa, un tipo de medicamento aprobado para la enfermedad de Alzheimer, a las personas con deterioro cognitivo leve cuyo principal síntoma es la pérdida de memoria. Sin embargo, los inhibidores de colinesterasa no están recomendados para el tratamiento de rutina del deterioro cognitivo leve.

Tratar otras afecciones puede afectar tus funciones mentales

Otras afecciones frecuentes además del deterioro cognitivo leve pueden hacerte sentir que tienes falta de memoria o menos agudeza mental que la habitual. Tratar estas afecciones pueden mejorar tu memoria y tus funciones mentales en general. Las afecciones que pueden afectar la memoria incluyen:

  • Presión arterial alta. Las personas con deterioro cognitivo leve tienden a tener problemas con los vasos sanguíneos en el interior del cerebro. La presión arterial alta puede empeorar estos problemas y causar dificultades en la memoria. El médico supervisará tu presión arterial e indicará las medidas a tomar para bajarla si es demasiado alta.
  • Depresión. Cuando estás deprimido, frecuentemente te sientes olvidadizo y mentalmente confundido. La depresión es frecuente en personas con deterioro cognitivo leve. Tratar la depresión puede ayudarte a mejorar la memoria y también a enfrentarte con los cambios en tu vida.
  • Apnea del sueño. Con esta afección, tu respiración se interrumpe y reinicia repetidas veces mientras estás dormido, lo que dificulta tener un buen descanso por la noche. La apnea del sueño puede hacerte sentir extremadamente cansado durante el día, olvidadizo e incapaz de concentrarte. El tratamiento puede mejorar estos síntomas y restablecer el estado de alerta.

Estilo de vida y remedios caseros

Los resultados de los estudios han sido variados en cuanto a si la dieta, el ejercicio u otras elecciones del estilo de vida saludables pueden prevenir o revertir el deterioro cognitivo. De todas maneras, estas elecciones saludables favorecen una buena salud general y pueden ayudar a tener una buena salud cognitiva.

  • El ejercicio físico regular tiene beneficios conocidos para la salud del corazón y también puede ayudar a prevenir o disminuir el deterioro cognitivo.
  • Una dieta baja en grasas y rica en frutas y verduras es otra elección saludable para el corazón que también puede ayudar a proteger la salud cognitiva.
  • Los ácidos grasos omega-3 también son buenos para el corazón. La mayoría de las investigaciones que muestran un beneficio posible para la salud cognitiva usan el consumo de pescado como un indicador para la cantidad de ácidos grasos omega-3 ingerida.
  • La estimulación intelectual puede prevenir el deterioro cognitivo. Los estudios han demostrado que usar computadoras, jugar a juegos, leer libros y realizar otras actividades intelectuales pueden ayudar a conservar las funciones y prevenir el deterior cognitivo.
  • La participación social puede hacer que la vida sea más satisfactoria, ayudar a conservar las funciones mentales y aminorar el deterioro mental.
  • El entrenamiento de la memoria y otro entrenamiento del pensamiento (cognitivo) pueden ayudar a mejorar el funcionamiento.

Medicina alternativa

Se ha supuesto que algunos suplementos, como la vitamina E, el ginkgo y otros, ayudan a prevenir o demorar el progreso del deterioro cognitivo leve. Sin embargo, ningún ensayo clínico demuestra que algún suplemento sea beneficioso.

Preparación para la consulta

Es probable que primero consultes con tu médico de cabecera. Si el médico sospecha que tienes cambios cognitivos, es posible que te derive a un especialista con experiencia en la evaluación de la función mental. Este especialista puede ser un neurólogo, un psiquiatra o un neuropsicólogo.

Debido a que la consulta puede ser breve y, por lo general, hay muchos temas que tratar, es una buena idea ir bien preparado. A continuación incluimos sugerencias que te ayudarán a prepararte para tu consulta y a saber qué puedes esperar de tu médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al programar la consulta, pregunta si necesitas estar en ayuno para un análisis de sangre o hacer algo más para prepararte para hacer estudios de diagnóstico.
  • Anota todos tus síntomas. El médico querrá conocer detalles sobre la causa de tu preocupación acerca de tu memoria o función mental. Toma nota de algunos de los ejemplos más importantes de pérdida de memoria u otros lapsos que quieras mencionar. Trata de recordar cuándo fue la primera vez que comenzaste a sospechar que algo podría estar mal. Si piensas que tus dificultades están empeorando, prepárate para describirlas.
  • Pídele a un familiar o amigo que te acompañen, si es posible. La corroboración de un familiar o amigo de confianza puede tener un papel clave en la confirmación de que tus problemas de memoria son evidentes para otras personas. Tener a alguien que te acompañe también puede ayudarte a recordar toda la información que te brinden durante la consulta.
  • Haz una lista de tus otras enfermedades. El médico querrá saber si actualmente estás recibiendo tratamiento para diabetes, una enfermedad cardíaca, accidentes cerebrovasculares anteriores o algún otro trastorno.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos. El médico querrá saber acerca de cualquier medicamento, tanto recetado como de venta libre, vitaminas o suplementos que estés tomando.

Preguntas para hacerle al médico

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo la consulta. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Las preguntas para hacerle al médico sobre los cambios cognitivos pueden ser las siguientes:

  • ¿Tengo un problema de memoria?
  • ¿Qué causa mis dificultades?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Necesito consultar con un especialista? ¿Cuánto costará? ¿El seguro médico me brindará cobertura?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • ¿Existe algún ensayo clínico de tratamientos experimentales que debería considerar?
  • ¿Puedo tener complicaciones a largo plazo?
  • ¿Los nuevos síntomas pueden afectar cómo controlo mis otras afecciones de salud?
  • ¿Necesito seguir alguna restricción?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me está recetando?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que me pueda llevar a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle a tu médico, no dudes en hacer otras preguntas para aclarar cualquier tema que no hayas entendido.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para centrarte en cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué tipos de dificultades de memoria tienes? ¿Cuándo aparecieron por primera vez?
  • ¿Estás empeorando continuamente, o a veces te sientes mejor y a veces peor?
  • ¿Te sientes con más tristeza o ansiedad de lo habitual?
  • ¿Has notado cambios en la forma en que reaccionas a la gente o las situaciones?
  • ¿Has notado algún cambio en la calidad o la duración del sueño? ¿Roncas?
  • ¿Tienes más energía de lo habitual, menos de lo habitual o se mantiene igual?
  • ¿Qué medicamentos tomas? ¿Tomas vitaminas o suplementos?
  • ¿Bebes alcohol? ¿Cuánto?
  • ¿Para qué otras enfermedades recibes tratamiento?
  • ¿Has notado temblores o problemas para caminar?
  • ¿Tienes problemas para recordar las consultas médicas o los horarios para consumir medicamentos?
  • ¿Te has hecho análisis de oído y vista de forma reciente?
  • ¿Alguien más en tu familia ha tenido un problema de memoria? ¿Alguien en tu familia recibió diagnóstico de enfermedad de Alzheimer o demencia?

Feb 08, 2020 | Envejecimiento, Salud mental


Most Related Posts

Categorias
Los mas vistos